Arroyo de la Fuente Castellana

La riqueza acuífera de la ciudad ha sido un actor principal en su  historia. Seguramente sería una de las razones por las que aquellos primeros árabes decidieran fundar aquella pequeña población de carácter militar en aquel altiplano con plenas vistas a la sierra de Guadarrama. El río Manzanares al sur y oeste del núcleo fundacional delimitó durante siglos el crecimiento sobre estas direcciones. Al otro lado, el curso de los distintos arroyos, afluentes del Manzanares, han marcado el desarrollo urbanístico en las distintas etapas de la capital.

Fuente de la Castellana, actualmente en el parque de Madrid Rio.

En este relato me gustaría hablaros de la historia de uno de ellos, el arroyo de la Fuente Castellana. También llamado en distintas épocas, arroyo del Prado o simplemente de la Castellana. Nacía en los alrededores de la actual plaza de Castilla y recorría ligero el eje actual Castellana-Prado-Recoletos hasta la glorieta de Atocha donde realizaba un pequeño giro que le hacía transcurrir por la calle Méndez Álvaro hasta encontrar su fin en el arroyo Albroñigal, en los alrededores del actual estación de mercancías de ADIF con este nombre. El cauce de este arroyo acompañó a la ciudad en superficie hasta mediados del siglo XIX cuando fue soterrado dentro de las mejoras incluidas en la construcción de este eje tan fundamental. Hasta entonces, pequeños puentes formaban parte del paisaje de la zona, permitiendo pasar a los madrileños de una zona a otra en los puntos donde el caudal era más abundante.

El curso de este arroyo dispuso en parte el trazado de este largo eje que recorren en la actualidad alrededor de 100.000 vehículos diarios, siendo una vía de comunicación sin la cual no se podría entender Madrid en nuestros días.

El nombre del arroyo debe su origen a una fuente que recogía el agua del arroyo a la altura de la glorieta de Emilio Castelar y llamada fuente de la Castellana como recuerdo a la reina Isabel la Católica. En tiempos de Fernando VII es sustituida por otra más monumental con motivo de la celebración del nacimiento de la Princesa de Asturias, futura Isabel II. Por este motivo, también se coloca en la Red de San Luis la fuente de la Galápagos. La fuente de la Castellana daba comienzo al Paseo Nuevo de las Delicias de la Princesa, origen del actual Paseo de la Castellana. Un paseo que abría la ciudad al este y que en décadas posteriores crearían una de las zonas de expansión de la ciudad con la construcción de palacios nobiliarios, edificios como el Real Gabinete de Historia Natural proyectos o el Hipódromo del Paseo de la Castellana.

Como se puede ver el grabado, la nueva fuente Castellana tenía un gran pilón con surtidores laterales. Presidiendo estaba el gran obelisco decorado con coronas de laurel, el sol y la luna. A sus lados dos cuencos de granitos decorados con trofeos bélicos bajo la presencia por un lado del escudo de la Monarquía Hispánica y por otro de la Villa de Madrid. Acompañando a la fuente, dos efigies de bronce simbolizando la sabiduría.

¿Os ha gustado? Me gustaría escuchar vuestros comentarios en mis redes sociales.

2 comentarios en «Arroyo de la Fuente Castellana»

    • el 29 de junio de 2021 a las 13:44
      Enlace permanente

      Pues no te sabría decir José pero es en este siglo cuando estos asociaciones tienen un desarrollo mayor. ¿Por qué no? 😊

      Respuesta

Deja un comentario