Calle de Toledo en 1890

He rescatado esta imagen de la calle Toledo en 1890 porque creo que se puede ver sin ningún tipo de filtro, como debía ser un día cualquiera en esta calle tan emblemática de la ciudad a finales del siglo XIX. Podemos intuir que se trata de un día de verano, dado que las viviendas y comercios que se muestran a lo largo de la calle cuentan con las persianas bajadas y en algunos casos con unos curiosos toldos realizados con sábanas o paños que sirven para evitar que el calor penetre en sus locales y, de esta forma, tener una sensación más agradable en su interior.

Esta fotografía de Jean Laurent rescatada del archivo Ruiz Vernacci está tomada desde el comienzo de la calle, incluyendo al fondo de la imagen uno de los arcos de la Plaza Mayor más fotografiados y emblemáticos de la ciudad. A día de hoy, esta pequeña cuesta es amenizada por diversas terrazas donde tomar una refrescante bebida o, como no, un típico bocadillo de calamares.

Esta empedrada calle siempre ha sido una vía principal de acceso desde el puente de Toledo hasta el corazón de la ciudad. No es extraño por tanto que veamos en la imagen los famosos tranvías de sangre que transportaban a las gentes desde las zonas más alejadas de la ciudad, por ejemplo Los Carabancheles, que se encontraban en esta dirección. Este acceso siempre ha sido recorrido por mercancías que entraban a través de la conocida Puerta de Toledo para abastecer a los madrileños de la época. Este trasiego de gente ha hecho que sea tradición ver hostales, pensiones, bares y tabernas que en su día se ocupaban de acoger a los visitantes de la Villa.

Espero que os haya gustado este recuerdo dela calle de Toledo en 1890 en blanco y negro de la ciudad. Si queréis ver más, solo tienes que pinchar aquí ¡Buen día!

Deja un comentario