Farolas fernandinas

Supongo que os pasará a todos, pero de vez en cuando uno se da esos gustazos de pasear tranquilamente por las calles del centro de Madrid, viajando sin rumbo hacia ninguna parte, caminando sobre los adoquines del viejo Madrid sin caer en la cuenta de las historias infinitas que se han sucedido sobre ellos. En uno de estos paseos, caí en la cuenta de lo grabados que tienen las farolas alrededor de los monumentos más emblemáticos de la ciudad. En este artículo, quiero compartir con vosotros de dónde vienen y el origen de las farolas fernandinas de la Villa.

Como os comentaba, este tipo de farolas las podemos encontrar en los lugares más carismáticos de Madrid, en algunos casos ancladas en las paredes, en otros de forma independiente. Por ejemplo, os podéis fijar en ellas cuando volváis a visitar la Plaza de Oriente, la Plaza Mayor, el Puente de Toledo, el Teatro Real, la Plaza de Santa Ana, la Plaza de la Paja entre otros. Estas farolas, apodadas fernandinas, tienen un estilo neoclásico francés tardío que se dio también en otras ciudades europeas en los periodos de restauración monárquica. En aquel momento, se decidió enfocarse en lo práctico del diseño con predominio de las formas rectangulares y uso de chapeados lisos.

Base estatua fernandina en el Puente de Toledo

Se las denomina fernandinas porque su instalación primero en Madrid y, posteriormente, en el resto de los territorios de la corona se realizó durante el reinado de Fernando VII. En algunos casos se conocen también como isabelinas debido a que durante el reinado de su hija, Isabel II, se realizó un gran esfuerzo en la colocación de las mismas para llevar al reino a la modernidad que se merecía.

Como todo rey, quiso dejar su impronta en este avance de la época. Si nos fijamos en la base de las mismas, podemos observar dos letras F enfrentadas y entrelazadas, incluyendo en su interior los números romanos VII, haciendo referencia al rey Fernando VII. En la parte superior, sobre su emblema, la corono real. En la parte inferior, la fecha de 1832. Se incluye esta fecha porque las farolas se comenzaron a instalar en la Puerta del Sol y sus alrededores en el año 1832 como celebración del nacimiento de la infanta Luisa Fernanda, segunda hija del rey y hermana menor de la futura reina Isabel II.

¿Os ha gustado? ¿Lo conocíais? Espero vuestros comentarios.

Deja un comentario