Jardín del Huerto de las Monjas

Quizá sea uno de los rincones más desconocidos de la ciudad y a la vez con más encanto. ¿Queréis conocer este lugar tan especial?

El Huerto de las Monjas es un rincón que nos llevará a imaginarnos cómo sería la vida de las hermanas Bernardas Descalzas en su clausura dentro del convento. Estos jardines que vemos en la actualidad tienen su origen en las huertas del convento adyacente que estas monjas empleaban para cultivar los frutos, verduras y hortalizas de las que se alimentaban durante el Siglo de Oro español.

Este pequeño espacio se ha conservado casi intacto entre la multitud de edificios que le han rodeado durante siglos. A mediados del siglo pasado le dejó de acompañar el convento del Santísimo Sacramento, que fue derruido para construir las viviendas que podemos ver desde él. Por suerte, el destino permitió que este espacio verde sobreviviera y ahora podamos disfrutarlo.

El acceso a este rincón tan mágico se realiza a través del número 7 de la casa Sacramento a pocos pasos del centro de la ciudad. Esperándonos en el centro nos sorprende una pequeña fuente con tres querubines de bronce que dejan caer el agua poco a poco provocando un sonido que lleva a la relajación más absoluta. El espacio alrededor de la fuente nos ayudará a llevar nuestra mente a otro lugar fuera del estrés de nuestro día a día.

Espero que si tenéis la oportunidad un día de acercaros al jardín del Huerto de las Monjas, hacedlo sin dudarlo. Si ya habéis estado, nunca está de más repetir tan relajante y buena experiencia. ¡Ah! Y no os olvidéis de otro de los rincones más especiales de la Villa, los jardines del Príncipe de Anglona.

Deja un comentario