La calle más corta de Madrid

¿Sabriais decir cual es la calle más corta de Madrid?

La calle de Rompelanzas, con tan solo 20 metros de longitud, vigila espectante a tantos y tantos madrileños y visitantes que caminan por ella a diario sin caer en la cuenta que están atravesando la calle más corta de la ciudad. Esta calle se abre paso desde el convento del Carmen y comunica las famosas calles de Preciados y del Carmen.

El origen de su nombre, curiosamente, está relacionado directamente con su longitud pese que, a primer bote, no lo parezca. En una época, que ya casi hemos olvidado, donde los carros tirados por animales transitaban a diario por las calles de Madrid, el pasar por esta calle suponía un gran problema.

Algunos de ellos al pasar por esta calle cargados de mercancías o incluso de personajes ilustres del momento, teniendo una longitud tan corta la calle, rompían la lanza, pieza del transporte que unía los animales que tiraban del propio carro. La frecuencia con la que ocurría era alta por lo que al final la calle comenzó a llamarse por este hecho.

¿Os apetece visitar esta calle? ¡No lo dudes y pasa por ella!

Deja un comentario