La judería de Madrid

Probablemente existiera una comunidad judía desde la etapa musulmana en la medina de Mayrit, sin embargo, tenemos más evidencias documentales a partir de la conquista cristina de la ciudad por Alfonso VI. Este monarca, que acababa de tomar Toledo, decide traer algunas familias judías de Toledo a Madrid. Este sería el principal motivo por el que los judíos madrileños tuvieron en su mayoría ascendencia toledana.

Lo cierto es que la comunidad judía, al igual que sucedía con otras comunidades de Castilla, se solía asentar cerca del poder real, por ser su principal protector. No se tiene una constancia documentada de que en Madrid hubiera zonas claramente diferenciadas del resto pero sí de viviendas agrupadas en manzanas donde vivían llamadas juderías.

Posibles localizaciones de las juderías

La judería vieja de Madrid se localizó cerca del Alcázar, en la zona del actual Teatro Real y calle Arenal, y comprendía unas veinticinco casas distribuidas de forma irregular en varias manzanas. En las proximidades de este barrio, en la actual Plaza de Oriente, estaría el cementerio hebreo.

Unos siglos más tarde, en parte por las consecuencias de la peste negra, la comunidad cambia de localización y se crea la judería nueva de Madrid. El emplazamiento de este nuevo barrio ocuparían parte de  los terrenos que estarían en la actualidad bajo la Catedral de la Almudena, dejando la zona de la Plaza de Ramales y Calle Santiago para la élite de este grupo. Gracias a las excavaciones realizadas en el Museo de las Colecciones Reales,  se están encontrando diversos restos arqueológicos que pertenecerían a la judería situada en este espacio en el siglo XIV.

Un creencia muy extendida es pensar que la judería sería el origen del madrileño barrio de Lavapiés. Sin embargo, analizando los datos históricos del crecimiento de la ciudad, no podríamos corroborar completamente esta afirmación. Es cierto que pocos años antes de su expulsión definitiva de los reinos hispánicos parece que los judíos fueron desplazados extramuros de la ciudad, a una zona que estaría en las proximidades de la actual Plaza de Antón Martín, al norte del actual núcleo del barrio. Este podría ser el germen que posteriormente daría lugar al barrio pero descarta teorías sobre la existencia de una sinagoga en la plaza de Lavapiés o que el nombre de Lavapiés aluda a las abluciones que hacían los judíos antes de acceder a la sinagoga en la fuente que ocupó el espacio de la plaza hasta el siglo XIX.

La comunidad judía se componía principalmente de comerciantes y artesanos. Además, como hemos visto, existía una pequeña élite que también se dedicaba a la recaudación de impuestos y a las finanzas que se encontraba más cerca del poder real. Por lo general, la comunidad judía vivía en zonas separadas y protegidas del resto de la población. Según fueron pasando los años hasta llegar a su expulsión a finales del siglo XV, la convivencia fue siendo cada vez más dura. Los ataques, restricciones y desprecios de la población cristina fueron siendo cada vez más frecuentes. La situación se tornó imposible y las autoridades decidieron expulsar a todo aquel judío que no se convirtiera al cristianismo. Según cuentan los cronistas de la época, en aquel momento salieron 200 judíos de la Villa, principalmente con destino al reino vecino, Portugal. Anteriormente otros tantos ya habían partido a otros puntos de Europa. Este exilio sería el origen de la comunidad sefardí que hoy vive mayoritariamente en Turquía.

Espero que este artículo os haya ayudado a saber un poquito más sobre la comunidad judía española e intentar tener una idea de donde se localizaba la judería de Madrid en distintas épocas en las que esta comunidad formó parte de nuestra cultura.

Si os gustaría tener más información sobre la comunidad sefardita, os dejo a continuación un enlace muy interesante.

Algunas de las imágenes se han extraído del siguiente trabajo: Andreu, E., & Paños, V. (2012). Nuevas propuestas de ubicación espacial de la judería medieval de Madrid: evidencias arqueologógicas. Revista Historia Autónoma, (1), 53-72. Recuperado a partir de https://revistas.uam.es/historiaautonoma/article/view/421

Deja un comentario