Los gatos

Generalmente la mayoría de personas conoce el apodo cariñoso que se les da a los ciudadanos nacidos en Madrid. A mi me ha ocurrido que he tenido alguna divertida discusión con familiares o amigos sobre cuántas generaciones de antecesores nacidos en esta bella ciudad debe tener una persona para considerarle un verdadero gato. Pero muchas veces se nos escapa el origen de este curioso sobrenombre que se les da a los madrileños. ¿Os gustaría saber de dónde viene esto de «gatos» ?

Este coloquial y conocido gentilizo debe su origen a una anécdota que ocurrió en el asalto definitivo de la ciudad de Madrid por parte de las tropas cristianas. Cuentan las crónicas que en el camino para la conquista de Toledo, las tropas cristianas pararon en las afueras de Mayrit con la intención de conquistarla. La población contaba entonces con un recinto fuertemente amurallado con grandes torres defensivas y altos lienzos que hacían a la ciudad inexpugnable.

Representación de Alfonso VI conquistando Madrid
Representación de Alfonso VI en la conquista de Toledo en 1085. Imagen extraída de https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=31766556

Paradas las tropas frente a semejantes defensas, uno de los soldados castellano-leones salió de entre la multitud y corrió hacia las murallas. Con gran agilidad y únicamente ayudándose de una cuerda y un chuchillo,  fue capaz de trepar por aquella muralla como si fuera un gato. Una vez arriba, lanzó la cuerda para que el resto de compañeros pudieran subir a las murallas y asaltar la ciudad. En señal de triunfo, alzó el pendón de Alfonso VI en señal de victoria y aumentar la moral del resto de las tropas que finalmente conquistaron la ciudad para el rey cristiano.

Mientras sus compañeros de batalla empezaron a apodarle «el gato», los juglares comenzaron a contar su historia por todos los reinos hispanos. Cuentan que en reconocimiento a esta hazaña, el rey le permitió colocar en su blasón un fragmento de muralla y una daga, además de tomar como apellido Gato para recordar este hecho. Gracias a estos méritos hicieron que su familia se acomodara en la ciudad y consiguiera una gran importancia en años posteriores

Escudo apellido Gato
Escudo apellido Gato

Poco a poco este apodo o gentilicio popular se fue extendiendo y ha llegado hasta nuestros días la simbología del animal asociada a canciones, imágenes y dichos populares. ¡Y claro a lo gatos!

Deja un comentario