Nacimiento y origen del distrito de Vicálvaro

Cuando me pongo a buscar información en un lugar y otro para escribir estos pequeños artículos siento especial entusiasmo cuando indago sobre el origen de los barrios de la ciudad. No se el motivo, pero me crea una especial curiosidad conocer un poco más sobre el origen y el nacimiento de estos pequeños núcleos que componen esa gran ciudad que es Madrid. En este caso me gustaría hablaros nacimiento y origen del distrito de Vicálvaro, uno de esos históricos pueblos que un día fueron por ellos mismos, independientes.

Si buceamos en el nombre del antiguo municipio, etimológicamente las dos corrientes de pensamiento mayoritarias opinan de la siguiente forma:

  • Unos expertos indican que el nombre podría derivar de Vicus Alvar o casa de campo de Alvar. En este caso vendría a reflejar que este municipio fuera propiedad en algún momento de su historia de una persona llamada Alvar o Álvaro.
  • Otros expertos piensan que el nombre derivaría de Vicus albus. Estas palabras describirían a la zona como lugar blanco por las grandes yacimientos de yeso con el que contaría este lugar al este de Madrid.

Los orígenes de esta población no están muy claros pero se cree que se enmarcan dentro de la repoblación de la zona por parte cristiana, una vez que se conquista la ciudad de Toledo, a principios del siglo XI. Como ya hemos comentado en otras ocasiones, en este mismo periodo se conquista la población de Mayrit y comienza el mito de los gatos madrileños. Eran tiempos difíciles en estas zonas de frontera tan permeables y los reyes castellanoleoneses concedían ciertos privilegios a los valientes que poblaran y aprovecharán estas zonas limítrofes.

El documento más antiguo en el que aparece el nombre de la población de Vicálvaro es del siglo XIV. En este escrito se refleja el pago del diezmo a la iglesia de los vicalvareños de la época. Como dato curioso, podemos encontrar este documento en los famosos Archivos Vaticanos que tan famosos se hicieron en la saga literaria de El código da Vinci.

Vicálvaro en el siglo XIX

Este tranquilo pueblecito vecino de Madrid saltó a las portadas de toda la prensa nacional a mediados del siglo XIX por un hecho que aconteció en él. Aquel suceso fue uno de los aportes de Vicálvaro a la historia de España y uno de los motivos por los que aparece con su granito de arena en los libros de historia. Un general del ejército, llamado O’Donnell, se levanta contra el gobierno moderado a través de un pronunciamiento militar mientras se encontraba en la localidad. Este acontecimiento logró cambiar el signo político del gobierno de la nación, comenzando el bienio progresista liderado por uno de los personajes más importantes de este siglo, Baldomero Espartero, pasando a la historia con el nombre de la Vicalvarada.

Otra de las circunstancias que ocurren en el siglo XIX es que comienza a conocerse a los habitantes de este pueblo como los ahumados. Según se cuenta, el origen de este apodo tan popular, tendría como protagonista al fundador de la Guardia Civil, el duque de Ahumada. Y es que este gran personaje de la historia de nuestro país instaló el primer cuartel de la Benemérita en la localidad. De ahí provendría el origen de este curioso gentilicio que ha llegado hasta nuestros días.

La vida como municipio independiente de Vicálvaro termina a principios de la segunda mitad del siglo XX cuando se incorpora a la ciudad de Madrid, formando parte de la capital desde aquel momento. De aquel pasado como municipio independiente aún se conserva su humilde casco histórico lleno de casitas de una planta que nos permite viajar a otro tiempo, imaginando como seria aquella población castellana que se hizo mayor en apenas una década.

Deseo con todo corazón que os haya gustado este humilde relato de la historia del nacimiento y origen del distrito de Vicálvaro que, pese a ser parte en la actualidad de Madrid, siempre tendrá su propia personalidad ¡Buen día!

Deja un comentario