El primer viaje en Metro

Primer billete de metro

En octubre de 1919 las puertas del suburbano abrían para realizar el primer viaje en Metro entre las estaciones de Sol y Cuatro Caminos. Este primer tramo contaba con una longitud de 4 kilómetros, disponía de 8 estación y unía el centro de la ciudad con uno de los barrios industriales de la época.

El metro de Madrid se creó bajo inspiración del metro de París, teniendo en cuenta el estilo de las estaciones, accesos a las mismas e incluso el propio icono que iba a representar este nuevo medio de transporte.

Esta inauguración fue un todo un acontecimiento para los madrileños de principios de siglo. Durante los primeros días, los vecinos se agolpaban expectantes alrededor de las estaciones de cabecera para poder disfrutar de los primeros viajes del suburbano. En aquel momento, el precio para poder montar era 15 céntimos y según los cronistas se tardaba alrededor de 10 minutos en recorrer el trayecto completo. Como curiosidad, un chiste que se dice que fue de la época: ¿Cuál es la distancia más corta de Madrid? De Cuatro caminos a Sol porque solo hay un metro.

En las primeras semanas del Metropolitano se calcula que cerca de 60.000 madrileños tuvieron el placer de realizar aquel recorrido por el subsuelo de Madrid que intentaba que los madrileños no extrañarán. Una anécdota es que los adoquines de las estaciones eran similares a los que los ciudadanos podían pisar por las aceras de las calles.

El reto de construir un transporte subterráneo en Madrid para equiparar la ciudad con otras urbes europeas no fue nada fácil. Los promotores de la aquel proyecto, los ingenieros Carlos Mendoza, Antonio González Echarte y Miguel Otamendi no lo tuvieron sencillo por la oposición de muchos sectores, la dificultad técnica y las posibilidades económicas por las que atravesaba el país en aquellos momentos. A esto se le sumó el gran coste inicial, alrededor de 10 millones de pesetas, que suponían las obras.

Finalmente aquel sueño salió adelante gracias a la financiación del Banco Vizcaya y el rey Alfonso XIII, que aportó 1 millón de pesetas de sus ahorros personales. El rey como uno de los grandes promotores del proyecto, exigió ser el primer viajero y, como no, dar nombre a la Compañía Metropolitana Alfonso XIII. El papel del monarca fue muy importante debido a que su inversión animó a invertir a grandes capitales y personalidades de la época, lo que se convirtió en un gran impulso hacia el camino del éxito.

Foto el día de la inauguración con el Rey Alfonso XIII

Una de las miles de curiosidades del Metro de Madrid es el sentido de circulación de los trenes, contrario al que actualmente toman los coches. Como hemos visto, esto no se debe a que el metro lo construyera una empresa inglesa. Se debe a que en aquel momento por las ciudades españolas no había una norma de circulación en cuanto al sentido de circulación de los coches. En aquel entonces se tomó el sentido de la circulación de los coches en Madrid. Pocos años después de la construcción del Metro, se creó la normativa estatal de que los vehículos circularán por la derecha pero ya era demasiado tarde para realizar este cambio en el Metro de la ciudad por el alto coste que acarrearía, así que se tomó la decisión de dejarlo como estaba.

Si queréis ver más fotos históricas del primer viaje en Metro de Madrid, os recomiendo visitar la siguiente página .

Si vosotros sois más de lectura, no dejéis de leer los siguientes libros que son muy útiles para conocer un poquito más de la historia y profundizar en El primer viaje en Metro

Deja un comentario